Vida de río

Con una sensación térmica de casi 40º, la ciudad ardía. Los edificios y calles de Buenos Aires se convirtieron, con el pasar de las primeras horas de la mañana, en un gran horno de cemento. ¿Qué se podía hacer en un día como éste?, nada menos que aceptar una invitación de este tipo…:

El río y yo. Río de la Plata. Domingo 29. 17 hs.

La brisa se dejaba respirar, mientras que los relajados navegantes se paseaban perezosos en sus embarcaciones de diversos tamaños. Yo, miraba el cielo…

 


Nos quejamos… nos quejamos, pero… a veces la vida también se deja disfrutar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: